Bienvenido al Website del Aula Museo Paco Díez
| Colecciones |
 
     |    Español    |    English    |    Français    |    Portuguêse
 
   
   
   
   
   
   
   
   
   
 
   
   
 
 
 
 
   
   
   
 
 
   
   
   
 
cornamusas europeas
cornamusas europeas
 

La búsqueda del sonido continuo ha sido una constante en la historia de los instrumentos populares desde la noche de los tiempos, propiciando que un solo intérprete pudiera obtener varios sonidos a la vez, es decir, una melodía respaldada por una o varias notas pedales o de acompañamiento continuo.

Para conseguirlo se utilizaron recipientes rígidos de origen animal y vegetal como cuerno y calabaza, entre otros, dentro de los cuales insertaron la fuente del sonido, normalmente una o varias lengüetas simples de caña, accionadas por medio de la complicada técnica de insuflación continua o respiración circular.

Poco a poco se fue comprobando que era más sencillo y efectivo utilizar depósitos flexibles como pellejos, odres y vejigas de animales para henchirlos de aire y así controlar mejor el flujo del mismo por el equilibrio entre la presión del brazo sobre el odre y la insuflación cíclica de aire.

 
 

Las primeras menciones escritas sobre estos instrumentos proceden de textos latinos que citan a músicos griegos que soplaban en pellejos de perro o al mismísimo emperador Nerón quien, según el historiador Suetonio, era un consumado intérprete de Tibia Utricularis, instrumento de odre popular en la antigua Roma y que también fue utilizado en las campañas de su poderoso ejército, pudiendo ser quienes lo llevaron a la Galia y a Britania.

Aunque este instrumento ya había sido mencionado como mizmar al-jirab o cornamusa en el siglo XI por escritores árabes como Ibn Zayla o Avicenas, la primera fuente iconográfica aparece en el siglo XIII en el manuscrito CCLXXX de las Cantigas de Santa María representando a dos músicos tocando sendos odres con soplete y dos tubos paralelos, sin duda la puntera o tubo melódico y un pequeño ronco o bordón de acompañamiento continuo.

 


 

 
 

Conocida desde antiguo en Persia, India, Grecia y Roma, la Cornamusa sufre distintas evoluciones a lo largo de los siglos y encuentra sobre todo en Europa su máxima difusión y diversidad morfológica y sonora, siendo actualmente interpretada en Francia, España, Portugal, Italia, Alemania, Grecia, Turquía, Polonia, Rusia, Chequia, Eslovaquia, Istria, Bulgaria, Hungría, Rumanía, Finlandia, Suecia, Estonia, Escocia, Irlanda, Inglaterra.